Fiestas únicas con sello de identidad

22/07/2015

España es un país para disfrutar: de su patrimonio artístico, de su gastronomía, de su gente, de sus playas y también, por supuesto, de sus fiestas. Se cuentan por miles y de todo tipo: multitudinarias, pequeñas, religiosas, gastronómicas y hasta declaradas Patrimonio de la Humanidad. Y muchas de ellas, como las que describimos a continuación, sorprendentes y únicas:

La Tomatina de Buñol (Valencia)

Hablar de La Tomatina de Buñol es hablar del disfrute gamberro y sano que consiste en arrojarse hasta 140.000 kilos de tomates blandos (previamente aplastados para no hacer daño) durante una hora, cada último miércoles de agosto. Famosa en todo el mundo y con réplicas hasta en Estados Unidos y Australia. Debido a su creciente popularidad, el Ayuntamiento de Buñol decidió limitar el aforo a alrededor de 22.000 personas.

El Descenso del Sella, en Arriondas (Asturias)

El Descenso Internacional del Sella se celebra el primer sábado de agosto después del día 2. La prueba piragüista por excelencia del mundo entero recorre los 20 kilómetros que hay desde Arriondas a Ribadesella; aunque la verdadera fiesta está en las márgenes del río, donde se congregan miles de personas en lo que ya se conoce como La Fiesta de las Piraguas.

Las Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Desde hace 170 años se celebra esta carrera en las que los purasangre aprovechan la bajamar de las playas de Sanlúcar de Barrameda para galopar por la arena en un espectáculo que cada vez atrae a más espectadores de todo el mundo. Las Carreras de Caballos de Sanlúcarse celebran en dos ciclos de tres días cada uno en el mes de agosto, en función del calendario de mareas que permita a los caballos correr sin problemas por la orilla. 

La Batalla del Vino, en Haro (La Rioja)

Una condición: vestir de blanco. Un objetivo: manchar de vino al prójimo, hasta dejarlo más morado “que el pendón de Haro”. Esta es la declaración de intenciones para todo aquel que quiera participar en la Batalla del Vino de Haro. Se celebra cada 29 de junio desde finales del siglo XIX, elen los Riscos de Bilibio, cerca de a la población riojana.

La Patum de Berga (Barcelona)

Se celebra torno al día del Corpus Christi, por lo que sus fechas varían entre los meses de mayo y junio. La Patum de Berga esuna manifestación popular que se originó en el siglo XV, con un conjunto de entremeses, representaciones teatrales y desfiles, que ha conservado la mezcla entre lo profano y lo religioso.

Las Fiestas de San Juan en Ciutadella (Menorca-Islas Baleares)

El caballo y los jinetes son los reyes de estas fiestas cuyo origen se pierde en la bruma de los tiempos. Las Fiestas de San Juan en Ciutadelladuran alrededor de una semana en torno a la festividad de San Juan. Los Caragols des Born y Santa Clara y los Jocs des Pla son los momentos más espectaculares y únicos de una fiesta que aumenta sus adeptos con el paso de los años.

La Romería Vikinga, en Catoira (Pontevedra)

Cada primer domingo del mes de agosto desde 1960 se celebra esta romería, que evoca las invasiones de Galicia por los pueblos escandinavos, los normandos. Estos son representados por habitantes de Frederiksund, con la que Catoria está hermanada. La Romería Vikinga se completa con una multitudinaria fiesta gastronómica y música tradicional.

El Paso del Fuego, en San Pedro Manrique (Soria)

Probablemente el Paso del Fuego de San Pedro Manriquesea una de las celebraciones más peculiares de la noche de San Juan. A medianoche los habitantes de esta pequeña localidad del norte de Soria, tras escuchar tres toques de trompeta, cruzan descalzos un sendero de ascuas incandescentes dispuestas a modo de alfombra de tres metros de largo. ¡Y sin quemarse! A ello ayuda un paso decidido, sin miedo y constante.